Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Un paseo por los anuncios más recordados de la publicidad española: los bebés de Iberia (2000)

A comienzos de la década pasada, la Sociedad Estatal de Participación Industria (SEPI), responsable público de la Iberia, desarrolló el proceso de privatización de la compañía aérea ya iniciado a finales de 1999, para el que convocó un concurso para seleccionar la campaña de publicidad que se encargaría de comunicar su salida a Bolsa, es decir, la OPV (Oferta Pública de Venta). La agencia de publicidad Tapsa, por entonces FCP TAPSA, fue la ganadora de tan importante convocatoria y la responsable de una de las campañas que con toda seguridad han pasado al imaginario publicitario español.

Con una creatividad alejada de todo lo que se había realizado anteriormente por otras compañías que salían a Bolsa, basadas en tópicos de “gran compañía, tecnología y equipo humano”, Iberia se presentó con unos anuncios donde niños y niñas pequeñas, de pocos años, casi bebés, eran los protagonistas. Se quería reflejar “la nueva Iberia”, ¡y quién mejor que los niños para volar en aras de la imaginación!

La campaña tendría tres fases, en la que los bebés aparecerían de distinta forma según los objetivos de cada una: El niño imitando a un avión, volando sobre uno de papel como si fuesen sobre una alfombra mágica y finalmente, con camisetas con personajes célebres de la historia que reflejan magnitudes de la compañía: Einstein, Marilyn Monroe, Superman o Dalí entre otros.

“Entra en la nueva era” tendría una proyección realmente importante, donde la televisión, prensa, revista, radio y exterior se presentaron como las principales herramientas de difusión. Y todo ello bajo una excelente selección musical: Let the sunshine, de Hair, para el primer spot, y Across the universe, de los Beatles, para los siguientes, pero en esta ocasión con versión de Lydia, la cantante que tomó el relevo de Sole Giménez en el grupo musical Presuntos Implicados.

Como anécdota del rodaje de esta campaña, que se realizaría en Madrid, fue la de tener que pegar con adhesivo los pañales de los bebes para que no se pudieran levantar mientras se les estaba grabando. Bebés, por cierto, que estuvieron cuidados en todo momento por personal especializado, incluidos psicólogos.

Fuente:

  

"Busque, compare y, si encuentra un libro mejor, ¡cómprelo!", escrito por Sergio Rodríguez y editado por Electa. Todo un viaje por los anuncios que se quedaron en la memoria colectiva. Puedes comprarlo AQUÍ.

Compartir este Post: