Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Fallece Oscar Marcovecchio, icono de la publicidad argentina de fin del siglo XX

Falleció en su Bahía Blanca natal. Caso único en la historia de la publicidad, fundó su propia agencia a los 17 años y nunca más la abandonó: Marcovecchio Publicidad. En 1968 ganó la cuenta del Banco Río (actual Santander), lo mantuvo como cliente durante 32 años y estuvo detrás de la recordada campaña “Un buen nombre es lo más valioso que uno puede tener”.

Nacido el 3 de noviembre de 1945 en Bahía Blanca, Oscar Marcovecchio estuvo detrás con su agencia, durante los últimos treinta años del siglo XX, de muchas campañas de las grandes marcas argentinas de la época: además de Banco Río, también Unilever, Pérez Companc, Konex Canon, La Virginia, Mattel-Barby, Munchi’s, Temaikén, La Serenísima, Alto Palermo, Citizen, Cocinero, Vieníssima, Nobleza Gaucha y 23 marcas de Molinos.

Con su agencia Stopromotion inauguró el primer edificio diseñado para crear publicidad 360º. Ganó cuatro años consecutivos el Premio Jerry Goldenberg. Fue presidente regional de la Asociación Internacional de Marketing Promocional. En el año 2000 vendió su agencia a Ogilvy y comenzó su lenta retirada de la industria para dedicarse a su siguiente proyecto, la bodega Viñavida.

Juan Pablo Jurado, actual CEO de Wunderman Thompson Latam y formado a la vera de Marcovecchio como presidente de Stopromotion, señaló al enterarse de su fallecimiento: “El viñedo era su bebé: realmente le había puesto mucha vida y mucha energía a ese eproyecto, que, como todo lo que hacía, era brillante y le ponía todo”.

Por su parte Adrián Juárez, hoy emprendedor juguetero al frente de su comercio Minemanía y antes director de arte y director creativo con un recorrido de más de veinte años en la publicidad argentina, publicó esta mañana en su muro de LinkedIn que “entre mucha abundancia, Oscar dejó hermanado un grupo de veinticinco personas que lo recordará siempre. Brillante, genio, implacable, duro, de gran corazón, un grande, un bueno, un obstinado, siempre enfocado, son las palabras que se repiten en nuestro chat. Pero por sobre todo dejó lo más valioso que uno pueda tener: Oscar Marcovechio dejó un buen nombre”.

Fuente: Adlatina.

Compartir este Post: