Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Ellos lo crearon y otros lo publicitamos: Antonio Pérez Sánchez


"Geyperman". Con este sobre nombre se conocía en algunos sitios al, si no el primer juguetero de España, si uno de los primeros en ser conocido por niños y mayores. Yo creo que cuando mucha gente no sabía ni siquiera qué era el teléfono, muchos niños jugaban ya con el Walki Talkie, aparato que, con dos terminales y un hilo, permitía comunicaciones entre dos o más niños. Juguetes Geyper fue el lanzador de éste y otros muchos juegos, tan famosos que, por conocidos, no hay ni que citarlos.

Don Antonio, como le llamaba "casi" todo el mundo, se permitía el tuteo con muy poca gente, era un hombre acicalado, siempre como recién peinado y con sus manos asiduas de la manicura. ¡No se llevaba su estilo en aquellos tiempos! Y aunque lucía por las calles de Valencia un Rolls Royce con chofer, era cordial en el trato y, en contra de su apariencia, nada engreído. Aparte de juguetero, Don Antonio tenía una empresa constructora, Coblanca, que edificó la mayoría de los bloques de Benidorm. Concretamente, hasta lo que yo sé, su empresa erigió el inmueble más alto de la ciudad.

Vivía a escasos metros del cauce del Turia y el edificio en el que moraba, albergaba despachos de sus vendedores, tenía red propia, fábrica, vivienda y una terraza en la que destacaba una gran piscina, de aguas siempre cristalinas, con sus correspondientes vestuarios, un pequeño bar y algunas piezas de gimnasia. Muy pocos fuimos invitados a subir a aquel paraíso, en el que reinaba su mujer, Doña Juanita, y en el que con frecuencia jugaban sus dos únicas hijas.

La marca Geyper surgió, como tantas otras de aquel entonces, de la fusión de dos apellidos: las tres primeras letras del Pérez de Don Antonio y las dos primeras de alguien cuyo nombre o apellido empezaba por Ge. Pregunté en alguna ocasión y me dijeron que esas siglas correspondían a un socio que en sus principios tuvo la firma.

Quiero dejar constancia de mi admiración por un hombre que siendo rico como solo son los ricos, tuvo tiempo para, en el banco de pruebas que era su despacho, crear una serie de juguetes con los que han jugado varias generaciones y que protagonizaron decenas de spots.

Fuente: Enrique J. Fernández, Ex Canut & Bardina.

Compartir este Post: