Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Luis Casadevall dona su archivo histórico al Centro de Documentación Publicitaria

Bobinas de RCP y de Casadevall & Pedreño, salen al paso conforme abrimos las cajas. Junto a ellas, numerosas revistas de hace décadas (Campaña, Control, Anuncios…) cuyas páginas recogen los éxitos que se iban acumulando en su trayectoria profesional; la suya y la del añorado Salvador Pedreño, porque ambas fueron de la mano, porque una no se entiende sin la otra. Y así, los últimos días de 2022 nos regalaron, como anticipo a la llegada de los Reyes Magos, el archivo de Luis Casadevall.

Las cajas siguen dando sorpresas. Ejemplares de aquel vasto libro, de gran formato y tapa dura -de esos que ya no se ven ni por asomo en nuestra profesión- que editaron con la historia de Casadevall & Pedreño, aquella mágica agencia con la que resultaba imposible no enamorarse de la publicidad o, como bien decían ellos, volver a creer en ella. Y fotografías, como la que acompaña a esta noticia, en la que aparecen de izquierda a derecha, Tito Muñoz, Francisco Daniel -uno de los realizadores de cabecera de RCP y Casadevall & Pedreño-  y el propio Luis Casadevall, tras la recogida de un león en el Festival de Cannes, a comienzos de los ochenta.

Y así, buceando en una de las cajas, al fondo de una de ellas, aparecen una serie de documentos, de dosieres, que se convierten en un verdadero tesoro apenas se hojean las primeras páginas: estamos ante el proyecto para las ceremonias de inauguración y clausura de las Olimpiadas de 1992. Inmediatamente le trasladamos la emoción a Luis Casadevall y esto es lo que nos cuenta:

“Creo que me dijiste que habías encontrado en las cajas que te envíe, alguno de los guiones que se hicieron sobre el proyecto de las Olimpiadas del 92. Esos no fueron los definitivos, hicimos una gran cantidad de guiones alternativos. Y lógicamente fue al fusionarse Bigas Luna y Pepo Sol con el grupo dirigido por Luis Bassat, cuando se hicieron los guiones definitivos. Unas líneas para comentarte el entorno:

Salva y yo trabajábamos desde hacía años como asesores del alcalde de Barcelona, Pascual Maragall. Cuando se empezó a vislumbrar la posibilidad de un posible proyecto para que Barcelona fuese la ciudad organizadora de las Olimpiadas, Maragall nos contrató para que hiciéramos un equipo con Bigas Luna y Pepo Sol, y trabajásemos juntos en ideas para la Barcelona Candidata y posteriormente para la Barcelona Organizadora. El núcleo del proyecto eran los  espectáculos de Inauguración y Clausura de los Juegos Olímpicos.

Ese proyecto ocupo prácticamente el año sabático que Salva y yo nos tomamos al abandonar RCP/Saatchi. Un tremendo accidente de moto dejo a Salva prácticamente fuera de juego durante los primeros meses de trabajo. Bigas Luna, Pepo Sol y yo, trabajamos en los guiones que tenían que presentarse finalmente al concurso (remunerado) que había convocado la Comisión Organizadora.

El otro grupo participante en el concurso, apoyado por la Generalitat, estaba dirigido por Luis Bassat.

Trabajamos y nos divertimos como locos. Bigas, un genio. Pepo Sol, el tío que lo hacia todo posible. Y yo, que intentaba no desentonar al lado de ellos.

Llegó el momento del concurso y cada equipo presentó sus estrategias, sus guiones y sus iniciativas. Lógicamente Maragall y el Ayuntamiento de Barcelona apoyaban nuestro proyecto a muerte. Y  la Generalitat hacía lo mismo con el  proyecto de Luis Bassat. ¿Qué hacen los políticos en estos casos? Ni tú ni yo; los dos. Unir los dos grupos y los dos proyectos.

A esas alturas, Salva ya recuperado y más lucido que nunca, propuso una reunión de los cuatro socios para decidir que hacíamos con nuestro futuro. En esa reunión, en una entrañable comida entre los cuatro amigos, se decidió  que Salva y yo nos retirábamos y dejábamos en manos de Bigas y de Pepo los guiones del grupo, para que ellos se fusionaran con el grupo de Luis Bassat. Y así se hizo. Después de eso y durante mucho tiempo, Salva, Bigas, Pepo y yo, nos seguimos viendo (casi a escondidas) para hablar de la vida, para disfrutar comiendo, y para contarnos  las cosas que iban aconteciendo. A través de ellos, nos enteramos del día a día del desarrollo del proyecto de las Olimpiadas. Y a través de nosotros, ellos conocieron el nacimiento de nuestro nuevo proyecto de agencia Casadevall y Pedreño.”

La donación de Luis Casadevall se une a las más de un centenar que se han recibido en el Centro de Documentación Publicitaria, donde ya se conservan los archivos históricos de agencias de publicidad como J. Walter Thomson, Delvico, Publicis, Tapsa o Young & Rubicam; de asociaciones como la casi centenaria Associació Empresarial de Publicitat; de revistas como el archivo fotográfico de Control; o de publicitarios como Julián Bravo, Luis Bassat, Ricardo Pérez, Marçal Moliné, Agustín Medina, José Luis Zamorano, Joaquín Lorente y otros muchos igualmente relevantes.

Recuperamos, conservamos y promocionamos el patrimonio publicitario.        

Compartir este Post: