Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Un paseo por los anuncios más recordados de la publicidad española: Vuelve a casa por Navidad (1974)

Cuando hace unos años llegaba la Navidad, la publicidad nos estaba esperando con tres anuncios de obligada cita: el de Freixenet (con la intriga de saber cuál era el famoso elegido para la ocasión), el del calvo de la Lotería y el “Vuelve a casa por Navidad” de El Almendro. Una suerte de Santísima Trinidad Publicitaria. Tres referencias ineludibles de las fiestas navideñas de los españoles, y que ni siquiera la abrumadora avalancha de anuncios de perfumes y juguetes provocaba que se perdiera un ápice de su magia. Hoy sus mensajes navideños han evolucionado y se le han añadido nuevos compañeros como Campofrío o Ruavieja.

Tras unos años de una comunicación basada en el simpático personaje El Almendrito, creado por Estudios Moro, el recurso creativo del “Vuelve a casa por Navidad” se utilizó por primera vez en 1974, obra de la agencia de publicidad Clarín. Los anuncios de El Almendro –fundado en Xixona en 1883- han tocado desde entonces la fibra sensible de todos nosotros, convirtiéndose en una de las marcas más entrañables del panorama publicitario. Anuncios como el de la familia que lleva mucho tiempo esperando a un ser querido que llega por sorpresa justo antes de la cena de Nochebuena o, quizás el más recordado, el de la madre que no se esperaba la llegada de su hijo por que estaba haciendo la mili muy lejos. Lo dicen las estadísticas: el 70% de la gente vuelve a casa por Navidad para estar con su familia, por lo que la identificación con el eslogan es perfecta. Aunque también es cierto que los tiempos han cambiado y con tanta compañía aérea de bajo coste -ahora también ferroviaria-, nuestros seres queridos no es que vuelvan solo en Navidad, es que los tenemos cada dos por tres en casa, y además, como viajar ahora es tan barato, pues estamos todo el año para arriba y para abajo, diluyéndose la sorpresa de ver a nuestra gente después de tanto tiempo.

Vuelve la Navidad,
atrás quedó la distancia.
Vuelven días de nostalgia
y noches de felicidad.
Vuelve,
vuelve,
vuelve a casa, a casa.
El Almendro vuelve a casa por Navidad.

Pero el éxito de estos anuncios, que configuraron un auténtico código de comunicación para El Almendro, no solo era fruto del eslogan y de la historia que se contaba en cada uno de ellos, sino también de la música y la letra, las cuales han ido evolucionando año tras año, en ocasiones interpretadas por grandes voces, como el caso de la cantante Paloma San Basilio.

Vuelve,
a casa vuelve,
que hoy es Nochebuena
y mañana Navidad.


El sector de los dulces navideños posiblemente sea el único que año tras año sigue manteniendo los jingles que les hicieron famosos. El Almendro no es un caso aislado. Turrón de chocolate Suchard, El Lobo o Antiu Xixona son otros ejemplos de esto. Precisamente esta última marca nos recuerda en Navidad aquello de:

¡Queremos turrón,
turrón,
turrón...
Pero vea que sea Antiu Xixona!

Fuente:

  

"Busque, compare y, si encuentra un libro mejor, ¡cómprelo!", escrito por Sergio Rodríguez y editado por Electa. Todo un viaje por los anuncios que se quedaron en la memoria colectiva. Puedes comprarlo AQUÍ.

Compartir este Post: