Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Uno de los más importantes archivos de sonido publicitario de Andalucía, se conservarán en el Centro de Documentación Publicitaria

El 2 de mayo de 1997, sábado para más señas, fue el primer día de mi vida laboral y lo hacía en Oreille, una agencia de publicidad malagueña donde aprendí del oficio más que en ninguna otra por la que pasé posteriormente. Pocos días después, entraba por primera vez en un estudio de sonido para grabar unas cuñas de radio para uno de nuestros clientes: Autoescuelas Grupo Guía. El estudio se llamaba Prima y estaba en la céntrica calle Casapalma, al frente del cual se encontraba uno de los mejores profesionales del sonido que de Despeñaperros para abajo, uno se podía -y se puede- encontrar: Manolo Ramírez. Manolo, orador irrefrenable del sonido, de la música y de la vida en general, trasladaría al poco tiempo su estudio al popular barrio de Fuente Olletas, con unas instalaciones impresionantes que descansarían bajo el nombre de Musicmaster. Fueron las dos sin lugar a dudas unas de las más importantes productoras de sonido que ha disfrutado el sur peninsular en toda su historia, recibiendo incluso encargos desde cualquier punto del país. Hoy Manolo sigue plenamente en activo, volcando toda su inabarcable experiencia en cada uno de los encargos que llaman a su puerta.

¿Y por qué os cuento todo? Pues porque todo el archivo de sonido publicitario de aquellas productoras lo ha donado Manolo Ramírez a nuestro Centro de Documentación Publicitaria. De hecho, llegó el pasado viernes a nuestras instalaciones. La emoción, como os podéis imaginar, alcanza altas cotas. Son muchos años de publicidad radiofónica que aquí conservaremos como el más preciado de los tesoros. DATs, CDs, casetes y cintas abiertas acumulan miles y miles de piezas, todas ellas relacionadas en las páginas de tres sendos libros-diario que el bueno de Manolo, como si del mejor de los escribanos de El Nombre de la Rosa se tratará, se dedicó a rellenar a lo largo de los años con cada uno de los trabajos que bajo su techo se grababa. Aquí se encuentran multitud de piezas publicitarias de agencias y de anunciantes que ya no existen, tomando por lo tanto un valor documental de gran relevancia.

Ahora cogemos el testigo de su conservación, de su catalogación y digitalización para que nada de ello se pierda y para que, una vez más, tome sentido el trabajo que desde años venimos realizando en el Centro de Documentación Publicitaria: recuperar, conservar y promocionar el patrimonio publicitario.

Gracias Manolo.

Sergio Rodríguez, fundador del Centro de Documentación Publicitaria.

manoloramirez2
manoloramirez1
Compartir este Post:

0 Comentarios

Dejar un Comentario