Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Muere Leopoldo Pomés, el fotógrafo que erotizó a todo un país

Leopoldo Pomés ha fallecido este martes a los 87 años. El fotógrafo y publicista español recientemente recordaba que “lo más importante en la vida, para mí, ha sido mirar”. Y, efectivamente, esa ha sido su tónica a lo largo de su trayectoria vital. La atracción por la fotografía vino desde bien pequeño, cuando descubrió una cámara Kodak en el hogar familiar. Su padre no la utilizaba demasiado, así que el entonces niño aprovechó para improvisar con ella algunas fotografías. Siempre recordó la primera: sus padres con unos viñedos de fondo. A partir de ahí, surgió su interés y, tras años de práctica, su arte. Y es que son muchos los que no dudan que con su cámara lograba hacer magia.

En cierto modo, la fotografía le hacía sentirse útil. Más de una vez, había reconocido que su padre no estaba demasiado contento con sus notas. Por ello, el ver que en el terreno artístico empezaba a sobresalir, resultó ser un consuelo, además que le permitió ganar dinero.

Lo que no cabe duda es que su trabajo estaba dotado de un estilo muy personal, que poco a poco fue decantándose hacia la producción audiovisual en publicidad, especialmente a partir de los años 60, tras fundar con su pareja Karin Leiz el Studio Pomés. Allí se hizo un nombre como fotógrafo de publicidad y poco después entró como director creativo en la agencia de publicidad Tiempo.

A él también le debemos el famoso anuncio de cada navidad de Freixenet, pues fue él el creador del concepto “las burbujas de Freixenet”. El éxito le valió para ser director publicitario del grupo hasta 2006. Con ellas, así como con otras de sus musas publicitarias, como la de una joven dama cabalgando desnuda a lomos de un caballo blanco para anunciar un brandy, Manuel Vázquez Montalbán se atrevió a asegurar que Pomés “erotizó el país”. No obstante, pese a ser su trabajo más famoso, Pomés trabajó con más marcas a lo largo de su carrera, como Terry o Gallina Blanca.

Más allá de la fotografía y la publicidad, Pomés fue impulsor de dos restaurantes (la Tortillería Flash Flash y el Giardinetto) que combinan arquitectura y gastronomía y que han sido un lugar de encuentro para muchos barceloneses. Pero no fue lo único que hizo más allá de los estudios fotográficos. También hizo sus pinitos en el cine, colaboró con los arquitectos del Studio Per en un libro sobre el mal gusto, fue un dibujante notable y un destacable escritor, autor de un libro autobiográfico, otro de poemas y de un par de tratados sobre el pan con tomate y sobre la alegría de comer.

Ganador del Premio Nacional de Fotografía en 2018 por toda su trayectoria, son varios los galardones que obtuvo por su trabajo. Ganó el Primer Premio de Publicidad en la Bienal de Venecia y en el Festival de Cannes. Junto a Víctor Sagi dirigió el espectáculo de apertura de la Copa Mundial de Fútbol de 1982 celebrado en Barcelona. Además, fue elegido para crear la campaña de imagen de la candidatura de Barcelona para organizar los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

A esos reconocimientos se le suman otros igual de destacados como la Medalla de Oro al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Barcelona, el Premio de Artes Plásticas de la Generalitat de Catalunya o la Cruz de Sant Jordi en 1999.

Fuente: La Vanguardia. Foto: Pedro Madueño.

Compartir este Post:

0 Comentarios

Dejar un Comentario