Centro de Documentación Publicitaria

PROTAGONISTAS

Benjamin Franklin

17 de enero de 1706 - 17 de abril de 1790

Nace en Philadelphia, Estados Unidos. Político, científico e inventor. Decimoquinto hijo de un total de diecisiete. Su formación se basa únicamente en estudios elementales y solo hasta los 10 años. Primero trabaja ayudando a su padre en la cerería de su propiedad. A los 12 empieza a trabajar como aprendiz en la imprenta propiedad de su hermano James. Cuando tiene 15 años, su hermano funda el The New England Courant, considerado como el primer periódico realmente independiente de las colonias británicas, y en 1724 se va a Inglaterra para completar su formación como impresor. Regresa a Estados Unidos en 1726 y en septiembre de 1729 compra el periódico The Pennsylvania Gazette, que publica hasta 1748. Publica además el Almanaque del pobre Richard (1732-1757) y es el encargado de la emisión de papel moneda en las colonias británicas de Estados Unidos (1727). Su afición por los temas científicos comienza a mediados de siglo y coincide con el comienzo de su actividad política, que se concentra en diversos viajes a Londres, entre 1757 y 1775, con el objetivo de abogar los intereses de Pensilvania. Participa de forma muy intensa en el proceso que conduciría finalmente a la independencia de las colonias británicas de América, influye en la redacción de la Declaración de Independencia (1776) con participación de Jefferson y J. Adams, y se va a Francia en busca de apoyo para continuar la campaña contra las tropas británicas.

Terminada la guerra, participa en las conversaciones para finalizar el tratado de paz que pondría fin al conflicto y contribuye a la redacción de la Constitución estadounidense. En lo que respecta a su actividad científica, en su estancia en Francia, en 1752, hace el famoso experimento de la cometa que le permite demostrar que las nubes están cargadas de electricidad y que, entonces, los rayos son descargas de tipo eléctrico. Para hacer el experimento, que es muy arriesgado, utiliza una cometa dotada de un alambre metálico sujetada por un hilo de seda que, de acuerdo con su suposición, debía cargarse con la electricidad captada por el alambre. En la tormenta, acerca la mano a una llave que pende del hilo de seda, y observa que, lo mismo que en los experimentos con botellas de Leyden que había realizado antes, saltaban chispas, lo cual demostraba la presencia de electricidad. Este descubrimiento le permite inventar el pararrayos, cuya eficacia da lugar a que ya en 1782, en la ciudad de Philadelphia, se hubiesen puesto 400 de estos ingenios. Sus trabajos acerca de la electricidad le llevan a formular conceptos tales como el de la electricidad negativa y positiva, a partir de la observación del comportamiento de las varillas de ámbar, o el de conductor eléctrico, entre otros.

También, expone una teoría acerca de la electricidad en la que piensa que ésta es un fluido sutil que puede presentar un exceso o un defecto, descubre el poder de las puntas metálicas al observar que un cuerpo con carga eléctrica se descarga mucho más deprisa si concluye en punta, y enuncia el principio de conservación de la carga eléctrica. Inventa también el llamado horno de Franklin y las denominadas lentes bifocales.

La gran curiosidad que siente por los fenómenos naturales le induce a estudiar, entre otros, el curso de las tormentas que se forman en el continente americano, y es el primero en estudiar la corriente cálida que discurre por el Atlántico norte y que en la actualidad se conoce con el nombre de corriente del Golfo. Su temperamento activo y polifacético lo impulsa a participar también en las cuestiones de ámbito local, por ejemplo, en la creación de instituciones como el cuerpo de bomberos de Philadelphia, la biblioteca pública y la Universidad de Pensilvania, así como la Sociedad Filosófica Americana. Es el único americano de la época colonial británica que tiene fama y notoriedad en la Europa de su tiempo.