Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

La experiencia, ese tesoro tan poco apreciado hoy en día

 

Escribía el pasado miércoles en Facebook:

Son las 22:50 hs y acabo de contestar a un email de Richard Radford, publicitario de primera línea en los 70s, en los 80s... Pasó por JWT, Saatchi, Grey... ahí es nada. Es el hombre de Fairy y su Villarriba y Villabajo, que ahí está, instalada en nuestro imaginario. Richard ya ronda los 80 y nos hicimos amigos hace pocos años. Hablar con publicitarios como él siempre me hace reflexionar.

Os cuento esto porque recién recuerdo un texto que hace pocos días cayó en mis manos sobre el valor de la experiencia en nuestra profesión y la excesiva "juniorización" de la misma en la actualidad. No entraré mucho en el tema pero si pondré en alza la inmensa suerte que estamos teniendo -con el Centro de Documentación Publicitaria- al poder compartir a diario las experiencias de publicitarios como Richard o de otros muchos que ya ven venir, a más o menos distancia, su edad. Amigos como Julián Bravo, Joaquín Lorente, Marçal Moliné, Ricardo Pérez, Enrique González, José Luis Zamorano, José Luis Calle, Agustin Medina, Robert Rodergas, Teo Marcos, Juan Bahima, Jesús Martín, Enrique Nebot y muchos otros.

Todos ellos, maestros de primera línea. Y si bajamos el listón de la edad un poco, amigos que se acaban de jubilar o están apunto de hacerlo, como Jesús Moreno, Eduardo Madinaveitia, Paco González, Juan Ramón Plana, Miguel Ángel Furones, José Ángel Abancens, Agustín de Uribe-Salazar, Agustín Elbaile...

Y algo más jóvenes, José Luis Esteo, Carlos Holemans, Manolo Valmorisco, Toni Segarra, José Luis Moro, Guille Viglione y una lista interminable...

La experiencia de estas personas tiene un valor imposible de calcular. Sentarse con ellos y ponerse a escuchar lo que cuentan es una vivencia impagable. Un "activo" para una profesión empeñada en la actualidad en aplicar a su personal, lo más valioso, la máxima del "arte de lo efímero". Tienen en su conocimiento los fundamentos de la comunicación, que no es poco. Y es un verdadero lujo y orgullo poder tenerles al lado de uno y escucharles.

Hay tanto por aprender.

Por Sergio Rodríguez, fundador del Centro de Documentación Publicitaria.

 

Compartir este Post:

0 Comentarios

Dejar un Comentario