Centro de Documentación Publicitaria

BLOG

Un paseo por los anuncios más recordados de la publicidad española: Te gusta conducir (2001)

Pocos conceptos creativos han sido tan cruciales para una marca en la historia de la publicidad española como el “¿Te gusta conducir?” de BMW.

El origen de esta línea creativa que hoy día sigue llena de fuerza y vigencia, y que ha convertido a BMW en un mito de la conducción, comenzó en octubre de 1999, cuando la agencia de publicidad SCPF la puso en marcha con una campaña en la que planteaba la disyuntiva de “No es lo mismo” ante diversas situaciones cotidianas (“No es lo mismo conducir que conducir. ¿Te gusta conducir?”). Empezaba así una comunicación emocional, de pura metáfora, alejada de todo lo que se había hecho anteriormente por parte del fabricante alemán, que había detectado una imagen popular de la marca que no coincidía con los nuevos tiempos. Era el momento de transformar la percepción de la marca, de lo que significaba conducir un BMW, acorde con los valores sociales de aquel momento, para que el público pudiera sentir en ella un valor afín con el que se identificaran.

“¿Te gusta conducir?” permitió comenzar a hilar unas campañas con otras siempre bajo un mismo código. Y así fueron transcurriendo los anuncios hasta llegar al que sin lugar a dudas supuso el referente de la “nueva imagen” de BMW. Sería en el año 2000, cuando se emitió por televisión el spot “Mano”, en el que se veía la mano de un hombre por fuera de la ventanilla del coche, navegando en el aire, adaptándose al viento tal y como se adaptaba el BMW que la conducía. Fundiéndose todos: mano, coche, carretera. Sintiendo el viento. Expresando el placer de conducir. El spot, rodado en Estados Unidos al estilo road movie, tuvo su premio en la calle, al ser imitado el gesto por muchos al conducir; en las ventas, con un incremento importante; y en la profesión, al ganar en el 2001, junto a una infinidad de otros galardones, el Gran Premio del Festival Publicitario de San Sebastián.

Con la plataforma de “¿Te gusta conducir?”, los anuncios de BMW se han ido sucediendo, algunos con una notoriedad realmente alta, como el “Be water my friend” de Bruce Lee. Sin lugar a dudas, la comunicación de BMW se ha ganado, con todo los honores, un hueco en el imaginario español de la publicidad.

Fuente:

   

"Busque, compare y, si encuentra un libro mejor, ¡cómprelo!", escrito por Sergio Rodríguez y editado por Electa. Todo un viaje por los anuncios que se quedaron en la memoria colectiva. Puedes comprarlo AQUÍ.

Compartir este Post:

0 Comentarios

Dejar un Comentario